El proyecto trató la rehabilitación y reforma de este espacio Bajo Cubierta de un edificio histórico y protegido del casco urbano de Grijota (Palencia).

Este espacio, históricamente sirvió de almacenamiento de grano para la familia, y contaba con un anexo dedicado a Palomar.

Los propietarios, quisieron reformar esta planta para convertirla en un espacio habitable, y destinarla a sala de estudio y juego para niños, con un gran espacio central, dos despachos privados, y un aseo propio.

Planos de intervención de reforma y rehabilitación del bajo cubierta en Palencia. Pin Estudio, Arquitectos.

La rehabilitación del bajo cubierta: refuerzo estructural.

En cuanto a las tareas de rehabilitación, se procedió al refuerzo estructural del forjado, para asegurar el soporte de la sobrecarga de los nuevos usos asignados. Se hizo mediante una operación de conexión de la estructura original de vigas y correas de madera, a través de pernos de acero. Una capa de compresión de hormigón que distribuye todas las cargas de manera uniforme.

La reforma del bajo cubierta: el espacio habitable.

Para convertir un espacio no habitable en una planta de vivienda más, se realizaron las siguientes operaciones:

  • Aislamiento térmico de la cubierta, mediante la proyección de poliuretano y disposición de lana mineral.
  • Aislamiento térmico de paredes, mediante trasdosado autoportante de placa de yeso laminado y lana mineral en su interior.
  • Sustitución de vidrios por otros más aislantes.
  • Comprobación a fuego de la estructura existente. Se protegieron especialmente las correas de madera, que eran las más comprometidas en caso de incendio, mediante la disposición de placas de yeso laminado que garantizan la estabilidad estructural. El resto de las secciones de madera se consideraron suficientes y se integran en el espacio interior dejándose vistas.
  • Construcción de buhardillas, como elemento que introduce calidad espacial, al aumentar la altura libre bajo las mismas y facilitar la entrada de luz al interior.
  • Introducción de calefacción dentro del espacio bajo cubierta, para garantizar el confort térmico de los ocupantes.
  • Introducción del resto de instalaciones: electricidad, fontanería y saneamiento.
  • Clausura de espacios no habitables, aquellos que no cumplían con las prescripciones mínimas para considerarlos espacios residenciales.

Los acabados.

En cuanto a la elección de los acabados, se optó por tarima de madera en el solado, y paramentos verticales blancos, para convertirlo en un espacio neutro pero con cierta calidez. Esto permite que el peso pueda llevárselo el amueblamiento interior. Al ser un espacio destinado a niños, se piensa para la posterior introducción de un mobiliario colorido y modular.